sábado, 14 de julio de 2018

Como convertir un sitio agradable en un lugar especial

O incluso mágico


Todos hemos visitado alguna vez lugares que nos han gustado a primera vista, en los que nos hemos sentido bien desde el minuto uno. No necesitan ser sitios espectaculares, basta con que nos sean gratos. Esos espacios en los que inmediatamente piensas en alguien, y en cuando . . .

Ayer, estuve yo en uno de esos sitios míos, un parque, tengo debilidad con los parques. 

Los parques son como yo, sitios llenos de vida, cambiantes, que se reinventan en cada estación, que asumen el paso de los años, que a veces se agostan para luego volver a reverdecer, que se quedan quietos esperando que pase el invierno, para brotar con más fuerza. Que se adaptan a las estructuras que marcan sus caminos interiores, y sus vallas exteriores. Que se dejan ayudar cuando necesitan regenerarse, tras alguna experiencia devastadora; que se muestran misteriosos bajo las luces eléctricas; brillantes bajo cielos cubiertos y radiantes y cálidos en los días soleados. Si, me gustan los parques urbanos, porque son como yo, o yo como ellos . . .

Y ahora os cuento mi secreto para convertir un lugar guay en un sitio especial, y hasta mágico: PERSONALIZARLO.

Llenarle de vida, de experiencias, fotografiarlo y compartir las fotos, pasearlo en cualquier época del año, y sobre todo COMPARTIRLO. 



Llevar a todos los que merezcan la pena a disfrutarlo contigo, porque aunque después continúen, o no, en tu vida, dejarán su impronta, y con esa cualidad que tenemos (la mayoría de) los humanos de recordar las cosas buenas, conseguirás que en cada rincón te asalte una buena sensación, un buen recuerdo, y cada visita a ese sitio se convertirá en una experiencia sensorial perfecta:

Aquí nos comimos unas ciruelas, aquí preparé aquella exposición oral en portugués; por estas pistas corre él; por estas avenidas paseamos cogidos de la mano, en estos bancos sombreados charlamos, mientras nos mirábamos intensamente como anticipo de lo que vendría después. 





Esas flores cambiantes, esos olivos viejos, esas coloridas fuentes ahora dormidas, esos paseos rectos y los sinuosos también, todos ellos han sido testigos de muchos momentos dichosos, por eso, en cuanto tengo la más mínima oportunidad vuelvo al Parque de Santander, me impregno de sus aromas, de sus voces, de los recuerdos que emana, y SIEMPRE salgo reconciliada con el mundo.
  

Todos sabéis quienes sois . . . Así que sólo daros las gracias por ayudarme a convertir este lugar en un lugar mágico, ya sabéis que yo necesito poner magia en mi vida, tanto como respirar.




lunes, 25 de junio de 2018

Brunette 3 de . . .

Amigas sabias

Lo bueno de reinventarte a los 50, perdón, perdón . . . corrijo una de las muchas cosas buenas de reinventarte una vida nueva a partir de los 50 es el disfrutar de cosas que ni pensabas que pudieran existir, o que al menos pensabas que no eran para ti, error TODO puede ser para ti, es sólo ponerte a ello o dejarte llevar depende del caso.

Como decía, una de las cosas estupendas son las amigas. Mi amiga Marian Diaz, propietaria de este blog, siempre habla del "privilegio de descubrir la amistad entre mujeres adultas", me gusta su definición. 

La riqueza que están aportando a mi vida todas ellas es indiscutible, y yo me dejo. Soy un terreno abonado que ya dejó atrás su época de barbecho y ahora estoy encantada de gestionar todos esos multicultivos (no sólo de amigas viven las mujeres . . .)

Pues de esa sabiduría viene nuestra nueva aportación al Manual que entre todas andamos escribiendo y que ya titularemos al final, plagado de vivencias, pensamientos, conclusiones, experiencias. (Propuesta de título "Reinventarse a los 50").

La última perla es esta:

"You are freelance until they tell you I love you"
  
"Eres freelance, mientras no te dicen te quiero" 

Según lo oí, pensé "Brunette, tienes que compartir con el mundo tanta sabiduría" y en ello estamos. Creo que no necesita aclaración ninguna, pero siempre podemos comentar ¿os apetece? 

BeSOS, 

Brunette,


La foto nuevamente es de @MarianDiazRAM


martes, 19 de junio de 2018

Brunette 2 de . . .

A veces la vida, además de presente, es un regalo


Brunette me acaba de pasar un texto para que lo publique, me ha dicho que la foto la escoja yo, ¡menudo compromiso!. El enlace musical si lo ha elegido ella. Así que espero que mi elección sea de su agrado, aunque leyéndolo con tranquilidad no creo que esté a la altura de representar la atmósfera que ella crea. 


A veces la vida te tensa indecorosamente, sin ninguna consideración. Te aprieta, te pone a prueba un día, y otro y el siguiente . . .

A veces lo tienes que afrontar sola y sobrevivir, una vez más, descargando tensiones como puedas, charlando, caminando, bailando, hay un montón de formas efectivas,  pero lentas . . . 

Pero a veces el universo se compadece de ti y pone en tu camino aquello que necesitas: Luces tenues, música , una boca ávida de tus besos, unas manos forrnidas que te acarician, unos dedos hábiles que tocan cada una de tus cuerdas, una voz sugerente que te hace reír mientras te susurra al oído, un cuerpo que se acopla al tuyo asombrosamente, con precisión milimétrica, incluso cuando jugáis a revolveros . . . Y a veces hasta hay aire acondicionado y entonces el mundo es sencillamente perfecto.

A veces el mundo es injusto con una, pero a veces NOOOO y sólo te queda exclamar GUAUUUU, mientras te relames esperando el momento . . . 


BeSOS,

Brunette
@BRUNETTEnPURPLE
abrunetteinapurpleworld@gmail.com

lunes, 11 de junio de 2018

Mis esenciales. Parte III. Los libros

Libros: constantes, vitales


Aprendí a leer cuando tenía cuatro años aproximadamente, y no he parado desde entonces. 

No voy a decir que soy la MUJER que soy a fecha de hoy sólo por los libros que he leído, es obvio que otras muchas cosas han forjado mi carácter, pero los libros representan una parte muy importante.

Era muy pequeña cuando aún no me dejaban cruzar la calle sola y mi madre me llevaba al Bibliobus cada dos semanas a cambiar mis  libros, ya leídos, por otros nuevos, fue la época de Enid Blyton (Los Cinco y Los Siete Secretos), de los libros ilustrados de Bruguera (tres páginas de texto y una de viñetas) los que me llevaron a Julio Verne, a Emilio Salgari, a Karl May, a Rudyard Kipling,  a saber que existía un lago llamado Titicaca o un volcán llamado Strómboli, que en Alaska había minas de oro y perros que tiraban de trineos en paisajes helados, tigres de Bengala, en selvas exóticas, monos chillones, templos derruidos que unos señores muy antiguos construyeron en lugares de los que se apoderó la fuerza imparable de la selva . . . 


En esa época aprendí mucho de geografía, de fauna, de viajes, de fantasía, pero sobre todo aprendí, que se puede escribir de cosas que existen y también de otras que te imagines o que te gustaría que existieran. A mi me gustaban tanto las historias "reales" como las "fantásticas". 

Durante la juventud compaginaba siempre un par de libros a la vez, los elegidos y los obligatorios del instituto que me aburrían soberanamente, recuerdo con tedio "El viejo y el mar", y el cabreo monumental de "La perfecta casada". Pero los elegidos me salvaban: "Sinuhé el egipcio" (Mika Waltary), heredado de mi abuelo, "La posada de Jamaica", disfruté de la China de Pearl S. Buck (entonces ni sabía que era una mujer, luego lo entendí . . .) Y así llegué a la epoca de mi primer trabajo y a las colecciones varias que me pude comprar, y que aún conservo, uno por autor: Narciso y Goldmundo, La peste, Lolita, El gatopardo, A sangre fría, etc. un montón de títulos y las series de novela negra del quiosco y otros géneros: Raymond Chandler, los primeros libros de Follett, Frederick Forsyth, Dominique Lapierre, etc

Así me planté en los veinte años y entonces los dragones entraron en mi vida y aquí siguen me los presentó Tolkien, los disfruté muchísimo con Laura Gallego García, y JK Rowling me los ha devuelto aunque me haya dado muchas más cosas. 

Luego llegaron mis autores y autoras de culto, los viajes inspirados en la literatura, el buscar los escenarios de mis libros favoritos, el investigar para conseguir más información sobre algo que estás leyendo y que te incita a querer más y más. 

Internet cambió mi manera de leer, y llevar Google y Google Maps en el teléfono ha sido una revolución, eso y pasarme al Ebook ¡Se han ampliado tanto mis horizontes!

Cuando hablo de lectura siempre me brillan los ojos, es un tema que me emociona. Lo he recomendado tanto y a tanta gente, pero no por hacer proselitismo, simplemente porque cuando conoces algo que te hace feliz, simplemente quieres compartir con otros el motivo de tu dicha, y que les salpique un poco, porque con que les alcance un 10% de mi dicha, van bien servidos.

En fin, podría escribir durante horas de libros que he leído y que me han dejado su huella, es curioso que de algunos no me acuerdo, pero si recuerdo la sensación que me generaron cuando los leí. 


Sólo sé que no concibo mi vida sin que los libros formen parte de ella, que no la entiendo sin Julio Verne, sin Ken Follett, sin Dolores Redondo, sin Ildefonso Falcones, sin Almudena Grandes, sin JK Rowling, sin Alberto Vázquez Figueroa, sin Pérez Reverte, sin Terenci Moix, sin Laura Gallego García, sin Matilde Asensi, sin Isabel Allende, y otros muchos y muchas, pero esto no es una lista exhaustiva, es sólo un atisbo a mi mundo literario.




Y parafraseando a Violeta Parra sólo me queda por decir "Gracias a los libros, que me han dado tanto"

P.D. Está bien numerado, conste, lo que pasa es que me salté este tercer capítulo de esenciales adrede, me corría prisa hablar de otras cosas que van después en la lista, si es que la lista tiene un orden estricto, cosa que dudo.

jueves, 10 de mayo de 2018

MUJERES y mercados


El Bolhão


En los mercados las mujeres siempre han tenido su espacio, en ambos lados de mostradores y puestos, normalmente más clientas que vendedoras.

Cuando visité por primera vez el "Mercado do Bolhão" en Oporto, percibí que allí ese equilibrio estaba alterado, hay muchos hombres entre el público, porque es un mercado muy turístico, pero sobre todo me llamó la atención la cantidad de mujeres al frente de sus puestos. Muchas de ellas de avanzada edad.

El pasado 28 de abril el Mercado cerró sus puertas, para ser sometido a una profunda remodelación, no exenta de polémica pero indiscutiblemente necesaria. El mercado va a estar cerrado durante dos años. En mayo de 2020 abrirá sus nuevas puertas a unas renovadas galerías que según las fotos del proyecto intentará mantener la linea y las estructuras básicas, pero ¿y el espíritu?

El espíritu del Bolhão irremisiblemente se perderá. Nosotras estuvimos allí el último día, hasta el último minuto posible, cuando ya nos echaron, bastante después de las 13:00 que era la hora anunciada del cierre.


Asistimos al lavado de enseres, al traslado de objetos en carritos hacia furgonetas fuera del recinto. Conversamos (bueno, va, conversé) con mujeres que nos hablaban de lo "chic" que va a ser el nuevo mercado. Mujeres que mostraban sus incertidumbres sobre la ubicación provisional en la que seguirán intentando llevar adelante sus actividades durante estos dos años, mujeres que miraban a su alrededor el que ha sido durante muchos años su segundo (o incluso primer) hogar.





Miradas cómplices, voces emocionadas, risas nerviosas, bromas susurradas a veces y voceadas otras, un "da igual que un día es un día" que justifica conductas más o menos cotidianas.  

Creo que ese ambiente especial de emoción salpicó de algún modo a casi todos los que desfilamos por allí esa mañana. A algunos les cayeron leves gotas y otras tuvimos el privilegio de dejarnos arrastrar por la corriente . . . 


Muchas de esas MUJERES del mercado no volverán. Tienen edad suficiente para haberse quedado en casa hace tiempo. Este cerrojazo será el empujón definitivo, una cosa es arrastrar la rutina y otra reinventarse de nuevo.  Por eso el mercado, por hermoso que sea, no mantendrá su espíritu tendrá otro. Con suerte uno nuevo, fresco, que también llevará aroma de mujer como fragancia, pero será otro. El aroma del Bolhão que conocíamos se diluirá en las corrientes del aire hacia el Duero, hacia el mar . . .







Y allí estaba yo, y mis pájaros y mis MUJERES, y mi emoción, no podía ser de otra manera. Mis acompañantes os lo pueden contar, la cara de boba que se me pone cuando de repente me siento feliz identificada con una gaviota que parece pensativa, o cuando tras reajustar la cámara una de mis MUJERES baja pausada la escalera, esa escalera tan reproducida en mil escenas, pero que en ese momento es "mi escena".



Si, estuve allí, el 28 de abril de 2018 el antiguo Bolhão cerró sus puertas y yo estuve allí.


viernes, 27 de abril de 2018

De manadas y otros animales.

Estoy de vacaciones, estoy fuera de España y hasta aquí han soplado fuertes los vientos de la indignación. 
La indignación de miles de personas, no sólo mujeres que clamamos por algo que nos revuelve, nos indigna y nos oprime el corazón. Nos creemos que ser botin de guerra pertenece al pasado o al presente de otros u otras . . . Y por eso no luchamos lo suficiente, no nos enfrentamos lo suficiente, no gritamos lo suficiente . . . No nos defendemos lo suficiente . . .

Con esta mujer se han cometido una agresión tras otra. No sólo fue violada repetidamente por 5 bestias inmundas en un portal aquella noche, por todos y cada uno de sus orificios. La ultrajaron más dejando sus restos biológicos en ella, aún se debe de frotar con repugnancia cada vez que se ducha, aún debe de sentir los restos de la profanación que su templo, su cuerpo sufrieron aquella aciaga noche . . .

Pero ¿alguien se creyó que había acabado?

Pues no, ha sido agredida por una sociedad que cuestiona si no se aplicó suficientemente en la resistencia, en cuestionar si la resistencia pasiva al ser violada por 5 tíos como 5 castillos no es suficiente, si no debió de resistirse activamente y arañarlos o algo . 

Fue violada por un sistema judicial, del que forma parte una defensa enfocada en acreditar que "se lo merecía" por ser una chica normal que pensó en poder disfrutar de la compañía de un hombre en una noche de fiesta y se encontró con una jauría, o manada o piara de bestias inmundas que la agredieron, vejaron y violaron sin consideración alguna.

Fue humillada por no guardar el suficiente recato y no enterrarse en vida hasta ahogarse en sus propias lágrimas, como parece pretender la defensa, eso la hace culpable, si, es culpable de intertar sobreponerse, de intentar sobrevivir... 

Y hoy ha vuelto a ser violada por esos jueces que dicen que no la violaron que sólo abusaron un poquito de ella, que se les fue un poco de las manos, pero vamos que no es para tanto...

Y todo eso conociendose vídeos, conversaciones, grabaciones de toda índole en los que ellos mismos se jactan de hacer lo que están haciendo, tan orgullosos ellos...

Y esta es la mierda de justicia que tenemos... Si, concuerdo vivimos en un estado de derecho en el que hay que probar los delitos, en el que existe la presunción de inocencia, tenemos un derecho garantista, normalmente me hace feliz vivir en un sistema judicial así, pero HOY NO. Días como hoy me hacen pensar que los delitos de esta índole debieran ser juzgados por jurados populares de mujeres, ya sé que no sería democrático, que sería discriminatorio, que no sería justo .... Pero ¿Es que la sentencia de hoy lo es?

Y por último mujeres ¿Qué vamos a hacer? ¿Cómo vais a comportaros con ellos mujeres de su entorno? ¿Vais a ir a la cárcel a llevarles croquetas o a tener vis a vis con ellos? ¿Podréis mirarlos a la cara sin vomitar? ¿Vais a recibir a vuestros compañeros de trabajo con gesto compungido cuando dentro de pocos años regresen al despacho de enfrente? ¿Vais a darles los buenos días en la escalera a esos "pobres" vecinos que han sido condenados a 9 años de cárcel cuando dentro de 7 años se crucen en la escalera con vosotras, vuestras hijas o vuestras nietas? 

Os pregunto a vosotras mujeres, pero y vosotros hombres vais a dejar que esto siga siendo así ¿Vais a seguir tolerando este tipo de conductas que tanto daño nos hacen a nosotras y a vosotros? 

No es incitar a la violencia, nunca he creído en ella, pero ya va siendo hora de que cerremos las rejas alrededor de las personas así, que además de sus (insuficientes) penas carcelarias se enfrenten al profundo desprecio de una sociedad que condene abierta y explícitamente sus conductas, sin excusas, sin paliativos, sin peros.

LAS MUJERES NO SOMOS OBJETOS PARA EL USO Y DISFRUTE DE TIPOS SIN CORAZÓN, CONCIENCIA NI VERGÜENZA. QUE HAYA HOMBRES ASI NOS PERJUDICA TANTO A NOSOTRaS COMO A VOSTRoS.


domingo, 22 de abril de 2018

Campeones

Una película, muchas enseñanzas


Ayer estuve en el cine viendo "Campeones", de Javier Fesser, con un maravilloso equipo de actores encabezado por Javier Gutiérrez. Esta mañana la he comentado con una amiga que también la vió esta semana. Fruto de esa conversación me ha apetecido tener esta otra con vosotros, los que me leéis . . .  

No quiero desvelaros nada, ni anticiparos nada que os estropee la experiencia, porque sí, ver "Campeones" es una experiencia. Una experiencia vital que te aportará múltiples enseñanzas.

La primera siguiendo la cronología de la película, es que por mucho que "la hayas cagado", siempre puedes ir un paso más allá, por increíble que te parezca, la puedes "cagar un poco más".

La segunda que en la vida, como en el cine, siempre habrá acomodadores, que linterna en mano, te mostrarán un reguero de luz que seguir para llegar a tu lugar, aunque no lleven uniforme . . . o su uniforme sea una equipación roja o azul, o rojiazul . . .

La tercera que ser diferentes, no nos hace inferiores ni superiores, sólo distintos, y que la diversidad es siempre enriquecedora.

Y como no me quiero extender ni descuidarme y contar algo que no deba, no voy a contar más. Sólo la última conclusión de Collantes, que no mía: "Salimos a ganar, pero no a machacarlos, no  necesitamos humillarlos". Cuanto mejor iría el mundo si pensáramos un poco más así . . . 

A veces, es mejor ser subcampeones, que campeones a toda costa . . .